Sensible a las demandas asistenciales de los castellano-manchegos, Centro Médico ENOVA apuesta por la prevención en cardiología creando la primera Unidad de Rehabilitación Cardiaca privada de la Comunidad.  Dirigida por el Dr. José Moreu Burgos (Jefe de la Unidad de Hemodinámica del Hospital Virgen de la Salud de Toledo), en esta Unidad trabajan de forma coordinada cardiólogos, médicos de familia, fisioterapeutas, enfermeros, y psicólogos. En Castilla-La Mancha solo existen dos unidades de estas características en la medicina pública (Guadalajara y Toledo), que son insuficientes para atender a todos los pacientes.

España está a la cola en Europa en Rehabilitación Cardiaca. Del total de los infartos que se producen en nuestro país, apenas un 5% entran en un programa de Rehabilitación Cardiaca. Este porcentaje disminuye casi al 1%  si incluimos la IC, la patología valvular, la cirugía de revascularización coronaria, las cardiopatías congénitas, etc.

El objetivo fundamental que queremos conseguir en nuestra Unidad es mejorar la salud física y psíquica de los pacientes con enfermedades del corazón facilitando su pronta recuperación e incorporación social y laboral. También queremos lograr un cambio de sus hábitos de vida y reconocimiento de los factores de riesgo para que con un mejor control, mejore el pronóstico de su vida a corto, medio y largo plazo.

Pacientes  que pueden realizar rehabilitación cardiaca

Actualmente está indicada la rehabilitación cardíaca a personas con implantación de Stents coronarios por angina de pecho; posoperados de cirugía cardiaca, valvular, coronaria, congénita; posinfartado de miocardio; pacientes con insuficiencia cardiaca; pacientes sin enfermedad conocida, con tres o más factores de riesgo cardiovascular o con historia familiar de coronariopatía precoz; pacientes mayores que quieren empezar a realizar ejercicio físico

Programa de Actuación

En Centro Médico Enova hemos diseñado un programa de actuación enfocado a reducir el riesgo de nuevos infartos;  modificar y controlar los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión arterial, tabaquismo, diabetes mellitus, obesidad, elevación del colesterol y otras grasas en la sangre); establecer un plan dietético y nutricional adecuado; desarrollar un programa de entrenamiento físico progresivo adaptado a las necesidades de cada paciente,  bajo supervisión médica y ayudar a la reinserción laboral en un menor espacio de tiempo.

Beneficios del programa de Rehabilitación Cardiaca

  1. Mejora de la capacidad de esfuerzo.
  2. Eliminación de los hábitos nocivos.
  3. Alimentación equilibrada.
  4. Estilo de vida saludable.
  5. Disminución de la ansiedad, estrés y depresión.
  6. Disminución de los ingresos hospitalarios y aumento de la esperanza de vida.
  7. Reincorporación precoz vida laboral y social.

Fases de la Rehabilitación Cardiaca

FASE I: Comprende el manejo del paciente mientras está ingresado en el hospital y se basa en prevenir dentro de lo posible el desacondicionamiento muscular y otras complicaciones ocasionadas por el reposo en cama. Los cuidados consisten en mantener al paciente y a la familia informados sobre el curso de la enfermedad, proporcionar apoyo psicológico.

Esta Fase solo se puede realizar en el centro hospitalario.

FASE II: Se realiza tras el alta hospitalaria o en periodos más alejados de su proceso agudo. La duración suele ser de 2-3 meses. Se realiza un abordaje completo del paciente: reinicio de la actividad física bajo supervisión médica, ajuste de tratamiento según las necesidades del paciente, cambios en el estilo de vida, modificación de factores de riesgo, valoración y psicológico (síntomas de depresión, ansiedad, pautas de conducta, acontecimientos vitales estresantes) y valoración socio-laboral.

FASE III: Esta fase no tiene que ser vigilada y debería durar toda la vida del paciente. Se deben de continuar los ejercicios ya realizados en la fase II. Al principio (1-2 meses) se puede realizar en centro de rehabilitación cardiaca manteniendo un régimen similar a la fase II para dar seguridad a los pacientes de forma progresiva. Son muy importantes en este periodo las asociaciones de pacientes que mediante la programación de diversas actividades, ayudan a los pacientes a cumplir las recomendaciones para mantener la prevención de su enfermedad.

La Unidad de Rehabilitación Cardiaca de la Clínica ENOVA atenderá las Fases II y III (inicio). Además, en coordinación con la Asociación de Pacientes del Corazón, organizará grupos de recuerdo para la Fase III durante el tiempo que los pacientes estimen oportuno.